Páginas

jueves, 16 de agosto de 2012

Descartes y dios

Descartes dice que la idea de dios es innata. Pero no solo basta con pensarlo o decirlo, sino que debe demostrarlo. Para ello argumenta de 3 formas diferentes la existencia de dios:

1. ARGUMENTO D ELA CAUSALIDAD: 

La idea de un ser infinito no puede haber sido causada por mí mismo, puesto que yo soy un ser infinito, sino que debe haber sido causada por un ser cuya realidad formal, o sea,su realidad en acto, sea proporcional a la idea, en suma, por un ser infinito.

2. ARGUMENTO DE DIOS COMO CAUSA DE  MI SER: 

 En mi mente hay una idea de perfección infinita. Si yo fuese la causa de la realidad objetiva d ela idea de perfección, mi realidad formal debería ser proporcional a esa idea. En ese caso podría darme a mí mismo la perfección que deseo y que es evidente que no poseo. Por tanto, si poseo la idea de perfección, y no poseo la perfección que pudiera ser su causa, yo no puedo ser la causa de esa idea ni de mi propio ser. De esto se desprende que la causa de mi idea de perfección es alguien tan perfecto, al menos, como la idea de perfección que yo poseo, y que la ha puesto en mí dios.

3.ARGUMENTO ONTOLÓGICO: 

Pretende ser una prueba de la existencia de dios partiendo de la idea misma de dios. La existencia es una perfección, por tanto él la posee.

Después de demostrar la existencia de dios mediante estos 3 argumentos llega a la conclusión de que dios es garantía de verdad. Una vez demostrada la existencia de dios y reconocida su naturaleza como la suma de sus perfecciones,puede afirmarse su verdad y veracidad, y así rechazamos la hipótesis del genio maligno engañador.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Volver