Páginas

sábado, 18 de agosto de 2012

Platón y la política

Como el porpio Platón confiesa en la "Carta VII", su filosofía arranca de la insatisfacción con la situación política de su época, y en particular con el gobierno propio de Atenas, la democracia.

 La democracia es la forma de gobierno en la que el pueblo asume la dirección de los asuntos públicos. Las objeciones que Platón formula contra la democracia de su tiempo son:



  • Platón rechaza el principio fundamental de la democracia ateniense, según el cual cualquier cuidadano es competente para desempeñar funciones públicas sin necesidad de preparación previa y sin tener en cuenta ni sus conocimientos ni su virtud. Platón simula el absurdo que supone la democracia ateniense mediante el símil del navío: del mismo modo que no aceptaríamos viajar en un navío en el que la tripulación es inexperta , estan bebiendo y entregándose a la juerga, tampoco deberíamos aceptar un régimen político como la democracia en el que el timón del Estado está en manos de la masa ignorante y manipulada.
  • Según Platon en la democracia ateniense quien realmente gobernaba era una miniría de polñiticos y demagogos que abusaban de la incapacidad política del pueblo y de su insensatez. Los dirigentes democráticos son demagogos ambiciosos de honores y poder, formados y educados por los sofistas para alcanzar el poder mediante el halago y el engaño, por medio del arte d ela palabra
  • Por último, la decepción de Platón frente a la democracia fue definitiva  ya que bajo este sistema político, se cometió la extrema injusticia de juzgar y ejecutar al más justo de los hombres, a su maestro Sócrates, lo cual demostraba que la democracia no era sinónimo de justicia.
Por todo esto Platón estaba en contra de la democracia, pero no se quedó en una simple crítica sino que también hizo una propuesta de gobierno con la que el pensaba que se podría llegar a un gobierno justo, fue llamada la propuesta política del filósofo-gobernante.

Platón rechaza la democracia y la oligarquía y como alternativa propone un gobierno de filósofos, ya que estoos son personas que gracias a la filosofía han alcanzado la sabiduría y la virtud. Platón defiende que la toma de decisiones no debe reservarse a la mayoría, sino a los más competentes en el conocimiento de la justicia y del bien, y éstos son los verdaderos filósofos.


El filósofo gobernante será capaz de gobernar a la luz de las Ideas eternas de Justicia, de Bien y de Belleza, cuya visión ha alcanzado medinte la filosofía, tomándolas como modelo. Por tanto Platón propone una aristocracia, "gobierno de los mejores", pero los mejores en virtud y en saber, se trata de una meritocracia, teoría de la élite mediante la cual el gobierno debe recaer en una minoría que sobresale por su formación y su conocimiento de la verdad y del bien.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Volver