Páginas

sábado, 15 de septiembre de 2012

Platón y el mito de la caverna

La alegoría de la caverna pretende poner de manifiesto "el estado en que, con respecto a la educación o falta de ella, se halla nuestra naturaleza", es decir, el estado en que se halla la humanidad en relación al conocimiento de la verdad y a la ignorancia.

La función principal del mito es exponer el proceso que debe seguir la educación del folósofo gobernante, tema central en el "Libro VII". Este proceso está representado por el recorrido del prisionero liberado desde el interior d ela caverna hasta el mundo exterior,y culmina con la visión del sol.

El mito da a entender que la educación es un proceso largo y costoso, plagado de obstáculos y no accesible a cualquiera. El prisionero liberado debe abandonar poco a poco sus viejas y falsas creencias, los prejuicios ligados a la costumbre; debe romper con su anterior vida, cómoda y confortable, pero basada en el engaño. Ha de superar miedos y obstáculos para ser capaz de comprender la nueva realidad más verdadera y auténtica que la anterior.

De ahí que el prisionero deba ser al principio forzado y obligado, incluso arrastrado por una áspera y escarpada subida, y acostumbrarse muy poco a poco a la luz de fuera, hasta alcanzar  el conocimiento de lo auténticamente real, de lo eterno,inmaterial e inmutable, es decir, de las Ideas.

Pero no acaba aquí la tarea del filósofo: una vez formado en el conocimiento de la verdad, deberá descender nuevamente a la caverna ya que tiene que acuparse de los asuntos humanos, los propios del mundo sensible material y cambiante, asuntos tales como la política, la organización desl Estado, los tribunales de justicia o el gobierno de la ciudad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Volver